2008/03/02

Hina Matsuri

 

HINA MATSURI ひな祭り La fiesta de las muñecas

Durante el Periodo Heian (794-1185) la gente hacia muñecas de paja o papel, con la creencia de que podrian traspasarles su mala suerte y sus pecados, en un ritual de purificacion. Luego las dejaban flotar rio abajo hasta que desaparecian, juntos con ofrendas de alimentos, flores, etc. Este rito llamado, Nagashibina, todavia se celebra en ciudades como Tottori y las prefecturas de Gifu, Wakayama y Tokushima.

Durante esa misma epoca empezo a extenderse entre las mujeres de la corte, la moda de hacer colecciones de muñecas con las que jugaban, Hina Asobi. Poco a poco esta costumbre tambien se extendio a las clases menos privilegiadas.

En el Periodo Edo (1603-1868) las dos costumbres se habian fusionado y el 3 de marzo, comenzo a celebrarse en las casas el Hina Matsuri, la Fiesta de las Muñecas, dedicada sobre todo a las niñas de cada casa. Hoy en dia el significado religioso se ha perdido, pero cada año se adorna la casa con las muñecas en una pequeña grada de siete escalones (numero de buena suerte), cubiertos con una tela roja y fondo dorado, usualmente un biombo, representando la Corte Imperial en el Periodo Heian.

La coleccion completa, Hina Ningyo, consta del Emperador y la Emperatriz, Dairi-sama y Dairibina respectivamente, vestidos con las mismas ropas que hoy en dia se llevan en ocasion de una boda imperial, el con el sombrero negro lacado y el abanico y ella con el Junitoe (el kimono de doce capas) y la corona con adornos de coral; tres damas de la Corte, Sanninkanjo; dos ministros, uno a la Derecha y otro a la Izquierda, representados por un anciano y un joven; Zuijin o paje que llevan arco y flechas; cinco musicos, Goninbayashi, con sus instrumentos para interpretar musica de teatro NOH, todos en sus trajes tradicionales; tres servidores, Sannin Shitei, llevan un parasol, un sombrero y los zapatos del emperador.

Segun costumbre algunas de las muñecas pueden cambiar en sus funciones, introduciendose, por ejemplo, los guardianes, Eji. Se completa la presentacion con un pequeño melocotonero y un naranjo dispuestos a cada lado del escalon inferior, para representar los jardines del palacio imperial.

Pueden añadirse algunos complementos como servicio de te, Ochadogu, y sake; un sirviente; un carro; mueble con espejo para maquillaje y aseo; muebles para guardar ropa y utiles personales, hechos de madera y lacados en negro y oro; linternas de seda o papel, Bombori. En tiempos pasados, cuando una mujer se casaba llevaba a casa de su marido sus pertenencias que coinciden en lineas generales con las que aqui se mencionan.

Estas colecciones son confeccionadas por artesanos especializados y pueden alcanzar precios extraordinarios, varios cientos de miles de yenes, aunque obviamente hay colecciones mas asequibles que pueden comprarse en grandes almacenes a precios inferiores. Estan hechas con madera de kiri, (paulonia), y paja.

Las caras tienen gran realismo en la expresion al que contribuyen sin duda los ojos de cristal fino. Para el pelo se utiliza seda, pelo humano o pelo de caballo. Los kimonos estan confeccionados con sedas de calidad.

A veces forman parte del ajuar de una recien casada, pasando de madres a hijas y los parientes y amigos intimos, regalan una coleccion completa o un Dairibina a cada niña en su primer Hina Matsuri.

En el estilo de Kyoto, el Emperador esta sentado en el lado derecho, segun miramos, que es el lugar principal en el protocolo japones. Sin embargo se situa a la izquierda en la disposicion del estilo de Edo, desde que una bisnieta de Tokugawa Ieyasu (Un reconocido Shogun) fue emperatriz y empezo a ponerse su muñeca en el lado derecho.

Unos diez dias antes de la fiesta, la coleccion se situa en la habitacion mas importante de la casa, aunque se tenga que desplazar el televisor o algunos muebles, y la niña invita a sus amistades a servirse exquisitas meriendas mientras admiran las muñecas. Una bebida dulce, Shirozake, con bajo grado de alcohol, se ofrece a las muñecas expuestas y a los invitados. Como siempre los japoneses gustan de lo simbolico: el Mochi moldeado en forma de diamante que se pone como ofrenda ante las muñecas, Hishi Mochi, es de tres colores, rojo, blanco y verde, representando el florecimiento de los melocotoneros, la nieve que aun corona las montañas y los brotes de hierba que despuntan en los campos. Hay una gran variedad de dulces en forma de fruta, como pastelitos, etc. Tambien se toma Osekihan, hecho con arroz y frejole rojos o arroz frito, Arare, y sopas de almejas y Sushi.

Las niñas suelen vestir sus kimonos y encima una especie de chaquetilla o Hifu. Esta es una ocasion para lucir las mejores galas y arreglos.

Al cabo de una semana o dos debe desmontarse la exposicion y guardarse en su cajas de madera, con todo cuidado, junto al resto de los objetos de valor tradicional de la familia, si es que no se quiere que la mala suerte se apodere de las muñecas y los moradores de la casa, especialmente las niñas, malogrando un buen matrimonio, por ejemplo.

Por otra parte, en esta misma fecha se celebra tambien la floracion de los melocotoneros, que tiene lugar en realidad a principios de abril.

Junto a las muñecas se ponen tambien flores de melocotonero, representandola felicidad en el matrimonio y las virtudes femeninas, como gracia y ternura, compostura, tranquilidad, viniendo a fundirse ambas tradiciones, Momo no sekku y Hina Matsuri, en una sola.

En la pelicula "Los Sueños" del director Akira Kurosawa se describen magistralmente ambas, en el segundo sueño. Son escenas de una belleza indescriptible y quiza uno de los momentos de culminacion estetica de la pelicula.

Hay variantes regionales muy curiosas del Hina Matsuri, como la que se celebra en el Templo Myoen-ji, en Tokyo, donde se hace un Hina Ningyo viviente: niños y niñas se visten representando los personajes y se disponen en los escalones ellos mismos.


よろしく

Publicar un comentario